It's OK to walk away

Hoy he decidido volver a empezar C.

Tengo un nudo en el estómago, porque sé que estoy descartando 72827 palabras. ¡Mi trabajo de casi 3 años!

Pero sé que es necesario. Y que dentro de unas cuantas semanas me sentiré orgullosa por haber tomado esta decisión, y haber convertido C en la novela que siempre quise escribir.

La idea de la historia me vino a la cabeza en  noviembre 2008 mientras caminaba hacia la parada del autobús. Desde la puerta de mi casa hasta allí hay escasos cinco minutos,tal vez incluso menos. Suficiente para acongojar a cualquiera, dada la precaria iluminación de mi calle. Eran las siete de la mañana y hacía un frío brutal. Esa clase de frío seco que se te mete en los huesos y te congela hasta el tuétano.

Contuve la respiración mientras caminaba, concentrándome en el silencio. Profundo y opaco. Casi infinito.

Todos los días acababa corriendo hasta la parada, muerta de miedo. Pero aquel día estaba demasiado cansada para hacerlo -me había quedado leyendo hasta las 2 de la mañana-, así que intenté serenarme. A fin de cuentas, en mi urbanización jamás pasan cosas interesantes.

Y fue justo en ese instante cuando algo hizo clic en mi cerebro. El silencio. La Noche. Un hecho perturbador que tiene lugar en un sitio aparentemente tranquilo. Una guerra eterna. Y una chica que camina entre la oscuridad y se ve envuelta en la trama.

Dos historias que siempre me habían rondado la cabeza, pero que me parecían insuficientes por separado, engranaron a la perfección. Y fué así como nació C.
Los días siguientes me dediqué a hacer esquemas, miles de ellos. Decidí quién y cómo sería mi protagonista, qué clase de tono daría a la novela y cuál sería la historia central.

Unos días después, comencé a escribirla. Cada vez que me sentaba delante del documento, experimentaba un subidón de adenalina increíble. Las palabras me salían solas y los personajes hablaban en mi cabeza día y Noche.

Tuve que aparcar la historia varias veces, por los exámenes de la uni, por mi primer trabajo, por el segundo y por el caos de mi vida amorosa. Pero siempre volvía a C, consciente de que cuando no escribía era como si me faltara algo tan vital como el oxígeno.

El problema es que esos saltos temporales fueron haciendo que perdiera la perspectiva sobre C. Y ahora, que por fin tengo tiempo y puedo dedicarle varias horas diarias, siento que hay un abismo insalvable entre esta historia y yo.

No son detalles o escenas que no funcionan y que puedan solucionarse en la fase de Revisión. Se trata de personajes y líneas argumentales completas que en su momento me parecieron fascinantes y que ahora me resultan ñoñas y sin sustancia.

Así que después de varios bajones y más de dos meses sentada en frente de mi documento de C sin poder escribir ni una sola palabra con sustancia, he decidido volver a empezar.

Voy a escribir la novela que siempre quise leer.

2 comentarios:

Carlos dijo...

Bravo! ;D

Lether_Ireth dijo...

Me alegro muchísimo de verte emocionada de nuevo con C, espero que siga así mucho tiempo y que por fin puedas estar satisfecha con lo que escribes.
Y ya sabes donde estoy... para lo que quieras ^^
Mucho ánimo!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Addthis

 
Copyright 2012 Sofía Ruiz All rights reserved.